Bio - Donnatella by Carla Angola
15552
page,page-id-15552,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
Mi Historia

Bio

¡Hola! Soy Carla Angola, una periodista quien durante 20 años de su vida se ha dedicado al oficio más hermoso: Ser la voz de otros.

Siempre he sentido que el comunicador social tiene la gran responsabilidad de ponerle rostro a la injusticia, a la inconformidad, pero también a la verdad, a la compasión y a los milagros.

Quizás muchos me asocian a una sola causa, pero mi más profundo anhelo no es estar en un extremo ni en una orilla.

Nunca he podido ponerle etiquetas a la gente que observo, que adverso o que admiro. A esa que pasa por mi vida para bendecirla o aquella que llega para intentar herirla. Para ninguno uso los epítetos ni mucho menos los improperios.

He tenido el privilegio de entrevistar y sentarme frente a frente con Jefes de Estado, Líderes del mundo, afamados artistas, académicos y eruditos en Nueva York, Washington, Caracas, Bogotá, Madrid… pero quienes siempre logran conmoverme, estimularme e inspirarme, son ustedes. Tú… cualquiera de ustedes quienes me dan ahora, el honor de leerme.

Las personas no dejan cicatrices en mí, dejan huellas indelebles.

Olvido pronto, lo bueno, y lo malo también.

Hoy no soy la mujer de una revista, de un micrófono, de una pantalla ni de una red social. Hoy, sólo quiero ser Carla, o lobito, como me decía mi padre.

Hoy solo quiero ser, esa imperfecta mujer, que anhela que ustedes se sientan perfectos. Que no suspiren cuando vean un comercial, soñando con parecerse algún día a esa modelo. Quiero que sepan que ya son artistas, siempre que tengan quereres dispuestos a extender una alfombra roja, cada vez que los ven caminar.

Hoy quiero que se sientan inmejorables, dentro de su misma imperfección. Y que mi marca sólo los acompañe a dejar brotar la mejor versión de cada uno.

No solo porque embellezca aún más sus rasgos sino porque cuando tengan nuestros productos en sus manos, sabrán que, con ese pequeño aporte, nos habrán ayudado a ayudar a otros… a un niño, una fundación o a una causa que necesite nuestro auxilio.

Pero el regalo será completo, será para el alma, el cuerpo y para la memoria.

Espero que, a partir de hoy, rieguen por el mundo todos esos besos de ají dulce, de cabello de ángel, de algodón de azúcar y de dulce de leche. Que vivan instantes que les permitan sonrojarse como una guayaba y que les roben el aliento, como ocurre cuando saboreamos un tamarindo. Quiero que sus miradas sean siempre afables como nuestro cacao criollo, y que la vida solo les regale momentos con aroma de papelón.

Por favor, no tengan tiempo para nada más sino para abrazar lo excelso, lo extraordinario.

¡Bienvenidos a By Carla Angola!

Para las perfectas mujeres de la vida real…

by-carla-angola-bio-5
by-carla-angola-bio-2